Es indudable que el sector oleícola español es líder en volumen de producción de AOVE y lo seguirá siendo por muchos años. El nuevo reto es liderar la producción de aceites de calidad; verdaderos zumos de aceituna a partir de una materia prima libre de defectos y con un proceso totalmente controlado.

Hasta ahora, las innovaciones tecnológicas en el proceso de producción de AOVE’s se ha centrado en la parte de la extracción, sin considerar la fase de la recepción. De hecho, las almazaras que han decidido apostar por la calidad de la materia prima lo han hecho con selección manual o con cosechas muy tempranas, sin herramientas que les permitan optimizar al máximo la producción de sus AOVE’s más premium.

Hoy, al igual que se hace en otros muchos sectores agroalimentarios, se dispone de tecnología que, mediante la automatización, permite asegurar la calidad máxima a partir de la selección de la mejor materia prima. Esto supondría una gran modernización, ya que permitiría a las almazaras disponer de un exacto control de la producción, de una garantía de la calidad de su aceite frente a factores externos (climatología, plagas, etc.) y una diferenciación frente a la competencia en un sector cada vez más competitivo. Todo ello directamente se traduce en un impacto positivo en la cuenta de resultados.

¿Rentabilidad o calidad? ¿Y si pudiéramos contar con ambos?

El ideal en el caso de la producción de AOVE pasaría por seleccionar cada aceituna con elevada precisión para retirar las no sanas, además de materia no deseada derivada de la recolección. Seleccionar la aceituna cuidadosamente supone controlar el impacto que implica cualquier defecto sobre el aceite final. Esa idea sería un reto mayor si pudiera diferenciar y clasificar según los 8 estados de maduración de la aceituna a través de la coloración externa de la piel y/o el color interno de la pulpa, sin destruir el fruto, ya que seleccionar por madurez permitiría alargar la campaña del Virgen Extra temprano (aceituna verde), además de permitir al maestro jugar con los perfiles organolépticos de los aceites obtenidos. Esta selección, para que sea eficaz y productiva debe poder gestionar una velocidad de millones de aceitunas a la hora.

Cualquier monitorización de la entrada de materia prima debe, asimismo, contar con suficiente agilidad y claridad en la gestión de los datos, ya que éstos deben servir para tomar las mejores decisiones tanto en el olivar, como en la compra de la materia prima, así como en los procesos productivos posteriores.

Esta idea innovadora es, hoy ya es una realidad probada, está fabricada en España y contaremos con ella en FOLIVE. Inscríbete ya y te informaremos por adelantado de las ponencias previstas para que conozcas de primera mano la tecnología que ayuda a conseguir un aceite de mejor calidad y de mayor rentabilidad, sea cual sea tu capacidad de producción.

Autor:
Carlos de Miguel
Director de desarrollo de negocioMultiscan Technologies

Categories:

Tags:

Comments are closed