Los indicadores demográficos muestran como la población mundial crece, actualmente, a un ritmo de 80 millones de personas al año, lo cual quiere decir que, si se mantiene esta tasa de crecimiento, el mundo albergará, en 2050, a casi 9.700 millones de personas, que se convertirán en 11.000 millones en 2100. Este fenómeno implica la generación de una cada vez mayor demanda de recursos naturales y alimentos para que toda la población pueda alimentarse y prosperar adecuadamente.

Sin duda un gran reto, al que nuestro planeta tendrá que enfrentarse dentro de unos años y para cuya superación la tecnología y la innovación van a jugar un papel fundamental. En este sentido, cobra especial importancia el papel de la agricultura de precisión, que pretende optimizar los recursos, aumentando la capacidad productiva, sin sacrificar, por otro lado, los aspectos cualitativos de algunos productos fundamentales para la alimentación humana como es, por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra.


¿Qué es la agricultura de precisión?

La agricultura de precisión consiste en gestionar de una manera más innovadora y eficiente los cultivos, observando, midiendo y, finalmente, actuando frente a las muchas variables y factores que les afectan.
Para ello, se emplean sistemas de navegación satelital y de información geográfica, además de sensores diversos situados en las parcelas. Estos sistemas proporcionan una multiplicidad de datos que, una vez analizados e interpretados, sirven para tomar decisiones más acertadas, de cara a la optimización del rendimiento de los cultivos.
De ahí que el futuro abastecimiento de la población mundial dependerá, en buena medida, de la aplicación cada vez más extendida de estas nuevas tecnologías al patrimonio agrícola.
Al respecto del olivar, del cual nace el fruto de cuyo cuidado y crecimiento obtendremos el aceite de oliva, esta transformación tecnológica debe ser real y accesible. De este modo, con datos reales y hechos, presentados fácilmente y a tiempo, se podrán sustentar las decisiones de forma que prevenir enfermedades sea una realidad para el cuidado del fruto desde su crecimiento, así como poder optimizar los procesos de cultivo.

¿Cómo funciona?

Con estaciones meteorológicas instaladas en las parcelas, se monitorizan en tiempo real diversos parámetros climáticos y se lleva a cabo un estudio exhaustivo del microclima de cada olivar. Por otra parte, gracias a algoritmos específicos basados en investigaciones agronómicas, se generan alertas e informes que se envían a cada usuario y que permiten prevenir la presencia de patógenos con una semana de antelación, indicando también la necesidad/oportunidad de realizar un tratamiento o no.


¿Cómo se utiliza?

Cada usuario tiene una cuenta/aplicación desde la cual puede monitorear sus parcelas durante las 24 horas del día, dondequiera que esté y visualizar todas las alertas. Las alertas más graves se envían también por SMS.


¿Cuáles son los beneficios?

Ahorro de costes (tratamientos, mano de obra, consumo); aumento de la calidad y la cantidad de la producción; reducción del impacto ambiental; extrema facilidad de uso, pensada para cada tipo de agricultor, aplicable a parcelas de cualquier tamaño.

¿Dónde encontrar más información?

Recuerda que el próximo 17 y 18 de Marzo se celebra Folive, 1º Feria Digital de la Industria del Aceite de Oliva. Contaremos con especialistas sobre esta tecnología que está cambiando el presente de la agricultura. No lo dudes, ¡regístrate ahora para reservar tu plaza!

AUTOR:
Dario Russo
Director Elaisian España


Categories:

Tags:

Comments are closed